Escrito por AiguaClara

Ingredientes:

  • 400 g de arroz de grano corto
  • 1 rábano blanco (daikon), raíz y hojas
  • 250 c.c. de caldo de bonito (dashi)
  • 2 cucharadas de salsa de soja japonesa
  • 2 cucharadas de aceite de sasemo
  • Sal

Elaboración:

Lavamos el arroz hasta que el agua salga clara y lo echamos en una cacerola con unos 600 c.c. de agua a fuego vivo hasta que hierva. Lo tapamos y lo ponemos a fuego lento, dejándolo cocer durante un cuarto de hora. Después, subimos el fuego al máximo unos veinte segundos, retiramos la cacerola y dejamos que repose un cuarto de hora sin destaparla.

Separamos el rábano blanco de las hojas. Pelamos el rábano y lo cortamos en rodajas finas. Lavamos bien las hojas y las picamos groseramente, troncho incluido. En una sartén grande calentamos el aceite de sésamo y salteamos las hojas del rábano junto con las rodajas, durante unos cinco minutos, hasta que se vuelvan tiernas. Vertemos el caldo de bonito, la salsa de soja y un pellizco de sal, y dejamos cocer hasta que se evapore el líquido. Repartimos el arroz en cuencos y servimos con el rábano frito por encima.