Ingredientes para 4 personas

  • Calabacín (1,5 kg)
  • Cebolla (1 o 2 unidades)
  •  Zanahoria (2 unidades)
  • Pimiento verde (1 o 2 unidades)
  • Algas (50 gr. de Kombu,  Espaguetti de mar o wakame)
  • Aceite  de oliva
  • Harina integral de trigo (100gr.)
  • Leche 1l.
  • Pimienta negra y nuez moscada
  • Sal
  • Queso semicurado de vaca o cabra

 

Preparación

Primeramente calentamos el horno a 180º C y mientras vamos cortando los calabacines por la mitad para que queden como barcas de unos 10 o15 cm. de largo aprox. Les vamos introduciendo el cuchillo por los bordes dejando un espacio de medio centímetro  y teniendo cuidado que el cuchillo no llegue hasta el fondo, seguidamente le hacemos 2 o 3 cortes transversales en la superficie salpimentamos y le echamos un chorrito de aceite a cada barca que nos ayudará a quitar mejor la carne del calabacín una vez horneados. Deberán estar dentro del horno hasta que veamos que la carne está tierna (30 min. aprox.)

 

Mientras se hacen los calabacines haremos la bechamel y el sofrito. Para la bechamel calentamos unas 5 o 6 cucharadas de aceite en una olla, añadimos la harina y mezclamos bien a fuego muy lento hasta ver que esta mezcla está bien ligada (muy importante que quede bien mezclada y no se queme). En ese momento añadimos la leche previamente hervida y mezclamos con energía a fuego medio-alto con una varilla o tenedor hasta que veamos que ha ligado bien, añadimos sal, pimienta y una pizca de nuez moscada. Dejamos a fuego lento que se vaya reduciendo poco a poco removiendo de vez en cuando para que no se agarre y se cocine bien la harina para que sea más digerible.

 

Para el sofrito, calentamos 5 ó 6 cucharadas de aceite en una sartén y añadimos la cebolla, la zanahoria y el pimiento bien picaditos. Añadimos una pizca de sal para que se termine de pochar antes y echamos las algas bien picadas que habremos dejado en remojo con agua 10 minutos antes.

 

Vaciamos la carne de las barcas (calabacines) con ayuda de una cuchara y la picamos para rehogarla con el resto del sofrito que juntaremos con la bechamel, mezclamos bien y, cuando veamos que tiene consistencia de crema más bien espesa, rellenamos las barcas de calabacín con dicha mezcla y gratinamos en el horno con el queso.