Escrito por Beatriz Martínez

El zarangollo es un plato popular murciano cuyo ingrediente principal es el calabacín o la calabaza. Seguramente es el pisto más antiguo que conocemos por la sencillez de sus ingredientes y su preparación, aunque hay que saber darle su punto.

Zarangollo murciano típico

Ingredientes

(Para 6 personas)

1 kg de calabacín
Un manojo de cebolleta tierna o ½ k de cebolla seca
3 huevos
Aceite de oliva virgen extra
sal al gusto

Preparación

Corta la cebolla o cebolleta con su rabo, en rodajas finas. Cortamos el calabacín con su piel en rodajas medianas. Ambos ingredientes tienen que cocinarse para que se vean enteros al final.

En una sartén de boca alta echamos un buen chorro de aceite, que cubra el fondo sin pasarse pues este será el aceite preciso para hacer el zarangollo y no nos quede aceite de más. Calentamos a punto la sartén (que no humee) y echamos el calabacín y la sal que dejaremos hacer hasta que empiece a perder su agua. A continuación añadimos la cebolla. Cocinamos a fuego bajo hasta que se hagan. El punto estriba en que se cocine sin arrebatar. Si usamos cebolla seca el tiempo de cocción es mayor, entonces, poner primero la cebolla y luego el calabacín. Tarda en hacerse 20 minutos aproximadamente.

Hecha la fritada, cascamos los huevos y los echamos por encima removiendo suavemente hasta que se cuajen.

Podemos tomar el zarangollo de plato principal o bien de tapa servido en pan tostado, en este caso caliente. Está rico tanto templado, frío como caliente, según gustos.

Zarangollo de Cieza

Ingredientes

(Para 6 personas)

1 k de calabaza limpia (tipo potimarrón o del terreno)

Un manojo de cebolleta tierna o ½ k de cebolla seca

8 ñoras previamente hidratadas

Aceite de oliva virgen extra

sal al gusto

Preparación

Picamos la cebolla como en la receta anterior. Cortamos la calabaza en dados medianos. Picamos muy finamente las ñoras, muy bien escurridas de agua.

Procedemos con el aceite y sartén igual que con el zarangollo de calabacín, pero añadimos primero la cebolla y cuando empiece a transparentar echamos las ñoras, dando unas cuantas vueltas evitando que se quemen. A continuación añadimos la calabaza, salamos y ponemos el fuego muy bajo hasta que se haga la calabaza. Hay que vigilar y remover de vez en cuando para que no se queme. Si no estuviera hecha la calabaza y vemos que puede arrebatarse el zarangollo, añadir un hilo de agua.

Los ingredientes, todos ecológicos, puedes encontrarlos en La Garbancita:

Hortalizas y verduras de temporada

Huevos

Especias y condimentos

Aceites vegetales