Escrito por Beatriz Martínez

cazuela-de-habas

Ingredientes

(Para 4/6 personas)

1 k de habas tiernas

1 k de alcachofas

2 limones

3 dientes de ajo

1 buen tomate maduro (el tomate está fuera de la temporada de las habas y alcachofas. Podemos usar tomate de conserva: unas 4/5 cucharadas hermosas)

1 buena rebanada de pan

1 cucharadita de pimentón dulce

Un puñadito de cominos

Aceite de oliva virgen

Dos ramas de perejil

Unas 10/12 hojas de hierbabuena fresca. En su defecto, un par de cucharaditas de hierbabuena seca.

Sal al gusto

Preparación

Habas picadasLavamos las habas, les quitamos las puntas y hebras, si las tuviera, y las troceamos con su vaina. Si vienen entremezcladas de tamaño, sacamos las semillas de las grandes y desechamos sus vainas.

Llenamos una fuente con agua, el zumo de los limones y también los limones estrujados.

Alcachofas en remojoLimpiamos las alcachofas quitando las hojas más duras y el tronco. Las cortamos en cuatro trozos, pelamos también los rabos y lo vamos echando a la fuente con agua y limón. Con este procedimiento evitamos la oxidación de las alcachofas.

Manchamos el fondo de una cazuela grande de aceite y la ponemos a fuego. Cuando esté caliente añadimos dos dientes de ajo picados, damos unas vueltas y echamos la pulpa del tomate. Removemos hasta que se haga el rehogado.

Incorporamos al refrito las habas, las alcachofas escurridas, la hierbabuena y una rama de perejil bien picaditos. Le damos unas cuantas vueltas hasta que el refrito se mezcle bien con la verdura, rectificamos de aceite si fuera necesario (no tiene que sobrar) y lo cubrimos ligeramente de agua. Añadir la sal y dejar cocer a fuego suave.

Mientras tanto preparamos el “majaíto”, que así llaman en Andalucía a un machacado en mortero de diferentes ingredientes hasta conseguir una pasta espesa, procedimiento culinario tradicional de la dieta mediterránea.

En una sartén pequeña echamos aceite y cuando esté caliente freímos la rebanada de pan; puedes cortarla en trozos. Ojo que no se queme. Lo sacamos a un plato y dejamos escurrir el aceite.

En un buen mortero ponemos los cominos y los reducimos a polvo. Añadimos el pimentón, el diente de ajo y la rama del perejil todo picado. Machacamos hasta que consigamos una pasta homogénea. A continuación echamos al mortero el pan frito y machacamos hasta obtener una pasta fina. Dependiendo del pan que usemos puede quedar muy espeso, en este caso podemos añadir unas cucharadas del caldo de las verduras y seguir majando. Cuando esté vamos añadiendo al mortero caldo hasta desleír la pasta y la echamos al guiso que dejaremos cocer hasta que las habas y alcachofas estén cocidas.

No es un plato caldoso. La consistencia final es de verduras en salsa espesa, pero si nos gusta el caldo y sopear, podemos añadir más agua.

Nota:

En Málaga añaden al final de la cocción de este plato hojas verdes de lechuga romana picada, esas que no nos gustan frescas en ensalada.

cazuela-de-habas-2

Los ingredientes, todos ecológicos y de temporada, puedes adquirirlos en La Garbancita:

Verduras y hortalizas frescas

Panes

Especias, condimentos y salsas

Hierbas secas

Acetites vegetales

Conservas de tomate