Escrito por Beatriz Martínez

Esta variedad de calabaza tiene una piel fina que puede comerse, tanto si la preparamos cruda como cocinada. Asada combina bien como primer plato y de segundo ensalada de verano o de garbanzos.

Ingredientes

(Para 6 personas)

Un k de calabaza hokkaido

Hierbas secas y especias a elegir: orégano, romero, tomillo, pimienta, nuez moscada, cardamomo, clavo.

Sal al gusto

Aceite de oliva virgen extra

Preparación

Lavar la calabaza y cortarla por la mitad en dos partes iguales (desde la punta hacia abajo). Sacamos las semillas y las apartamos. La trinchamos en medias rodajas regulares como de dos dedos de grosor.

En una fuente resistente al horno colocamos los trozos de calabaza con la cáscara tocando el fondo. Espolvoreamos discretamente por encima las hierbas secas y especias de nuestra preferencia. En esta ocasión hemos usado orégano, romero, pimienta y nuez moscada; después la sal y por último regamos con un chorrito de aceite, sin pasarse.

Calentamos el horno a 150-170º y metemos la fuente. Tarda en hacerse entre una hora u hora y media. Antes de sacarla la pinchamos para comprobar que esté blanda.

Puede tomarse caliente o fría. Se conserva bien en el frigorífico durante 3-4 días.

PS. A falta de una foto nuestra, hemos usado la de Gastronomía & Cía. En el siguiente enlace tenéis otra forma parecida y bien rica:

Receta de calabaza especiada.

Los ingredientes, todos ecológicos, puedes encontrarlos en La Garbancita:

Hortalizas y frutas de temporada

Especias y condimentos

Aceites vegetales