Escrito por Beatriz Martínez

Mesclum

El secreto de una buena ensalada está en el aliño. Ya lo dice el refrán: «para aliñar bien hacen falta cuatro personas: un justo para la sal, un generoso para el aceite, un avaro para el vinagre y un loco para darle vueltas».

El orden de estos tres factores sí que altera el resultado final. Primero hay que esparcir la sal para que se disuelva con la humedad de los vegetales, después el vinagre que empapa los ingredientes no ácidos (lechuga) y al mismo tiempo suaviza los ácidos (tomate) y por último el aceite. Si echamos primero el aceite se crea una película aislante que no permite la disolución de la sal y el vinagre y el aceite se va al fondo.

También podemos preparar aliños especiales teniendo en cuenta este principio básico: hay que facilitar la mezcla homogénea.

Aceites al sabor de hierbas aromáticas

Os dejamos esta con hierbabuena, pero puede hacerse igual con albahaca, romero, eneldo, hinojo, orégano, cilantro o perejil.

Para el aceite de hierbabuena

1 ramo de menta fresca

60 ml de aceite de oliva extra virgen

Preparación

Triturar las hojas de menta con el aceite en la batidora hasta que quede una pasta lo más homogénea posible. Pasar por un colador fino y verter en una aceitera.

Las vinagretas

VinagretaLa vinagreta clásica es una emulsión de aproximadamente tres partes de aceite, una de vinagre y una pizca de sal. Escogeremos el tipo de vinagre que más nos guste. Teniendo en cuenta que los hay suaves y otros muy ácidos, la proporción de vinagre puede variar.

Nuestra vinagreta lleva también limón y pimienta.

Ingredientes

20 ml de vinagre de vino

15 ml de zumo de limón fresco

60 ml de aceite de oliva extra virgen

Sal y pimienta al gusto

Procedimiento

1) En un bol o mortero ancho echar todos los ingredientes y batir con las varillas hasta conseguir una emulsión firme.

2) Poner los tres ingredientes en un bote de cristal, cerrar bien la tapa y agitar como una coctelera hasta alcanzar la emulsión.

Después le podemos añadir perejil, cebolleta, ajo bien picado, cebollino… todo muy finamente picado y lo dejamos macerar en la emulsión durante 15 minutos antes de usarla.

 Para la ensalada

La variedad de vegetales para una ensalada son casi infinitos: tomate y cebolla, de raíces y hortalizas frescas ralladas, la campera de toda la vida y las típicas de verano que pueden aliñarse con vinagreta y/o aceite a las hierbas aromáticas.

Aquí os proponemos una ensalada con mesclum multisabor de Pàmies Hortícoles, una empresa familiar, con cuatro generaciones dedicadas a la horticultura que ha ido evolucionando, tanto en la recuperación de plantas y flores tradicionales autóctonas como en el cultivo de hierbas y flores de todo el mundo que puedan adaptarse a nuestra tierra. Consiste en una mezcla de variedades de hoja para ensalada que varía entre 8 y 14 tipos diferentes en función de la temporada: mizuna, acelga roja y amarilla, diente de león rojo y verde, acedera verde y roja, mostaza rizada roja y verde, cuerno de ciervo, ficoide glaciale, manzanilla, rucula, cebollino chino, flores, 2 o 3 variedades de lechuga de hoja pequeña, milhojas. Una combinación verde cargada de exquisito sabor y nutrientes esenciales.

Los ingredientes principales, todos ecológicos y de temporada, puedes adquirirlos en La Garbancita:

Verduras y hortalizas frescas

Hierbas aromáticas frescas

Mesclum

Aceites y vinagres

Especias y condimentos