Escrito por GAK de la Lavandería

Cada año desde 1979, la FAO (Organismo de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) conmemora, el 16 de octubre, el Día Mundial de la Alimentación. Coincide con la fecha de fundación, en 1945, de dicho organismo. El mensaje desplegado por esta institución internacional pretende sensibilizar a la población para promover la solidaridad de la sociedad y los gobiernos en la lucha contra el hambre, la desnutrición y la pobreza. (Ver: Día Mundial de la Alimentación FAO)

Para la FAO, al igual que para las multinacionales y los gobiernos globalizadores, el problema del hambre se resuelve con industrialización, mercantilización y globalización de la alimentación. Para los consumidores responsables y los agricultores ecológicos estas soluciones son, precisamente, la causa de que la inseguridad alimentaria, lejos de disminuir, aumente.

 

La inseguridad alimentaria no sólo consiste en hambre y enfermedades debidas a la escasez de alimentos, sino también en las enfermedades alimentarias e inmunológicas fruto de la comida basura y de los tóxicos de los alimentos procesados que “ingerimos” como ingredientes ocultos en nuestra comida cotidiana. Cada vez son más numerosas las víctimas de ambas formas de la inseguridad alimentaria. Mil millones de hambrientos, sobre todo en los países empobrecidos y 1.500 millones de personas víctimas de las epidemias y pandemias producidas por la industrialización de la agricultura y la ganadería.  Obesidad, diabetes, cardiopatías, cáncer, alergias, se ceban en la población con menores recursos y conocimientos alimentarios En esta nueva colonización colaboran, con la excusa de la falta de alimentos, las mismas multinacionales responsables del hambre y sus gobiernos cómplices promocionando los transgénicos, la ganadería industrial y la producción masiva de frutas y verduras de alta precisión y en invernaderos.

 

En estos momentos, se dan condiciones (crisis económica, alimentaria, ecológica y política) para profundizar en esta crítica construyendo la soberanía alimentaria desde los barrios. Proponemos aprovechar la celebración del día mundial de la alimentación – el próximo 16  de octubre –realizando, desde el movimiento 15-M actividades de educación alimentaria y de protesta contra las soluciones  de la FAO frente al derecho a la alimentación. Potenciar la construcción de redes de consumo responsable en nuestros barrios y pueblos. Organizar charlas– debates -performances, etc., que clarifiquen las causas de la crisis alimentaria (en sus dimensiones ecológica, de salud, agraria, económica, de cuidados) e impulsar acciones en defensa de la seguridad alimentaria en barrios, colegios y en nuestros hábitos alimentarios. Nutrir al 15-M de nuestros aportes y aprovechar la movilización que éste posibilita para desarrollar el consumo responsable agroecológico.

 

Para más información, consultar:

Lucha contra el hambre. Inicio de campaña: 2008

Grupo Autogestionado de Konsumo (GAK) La Lavandería, Septiembre de 2011