Escrito por Consejo Rector de La Garbancita Ecológica

pirmidegarbancitawebAFLa Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró -en el año 2002- el 6 de abril Día Internacional en pro de la Actividad Física.

Según la OMS, Actividad Física es: “cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos que implica consumo de energía y tiene por finalidad mejorar la condición física”. La Actividad Física incluye la realización de tareas que implican mover el cuerpo en actos cotidianos como trabajar, desplazarse, hacer tareas domésticas, ocio, además de una actividad expresamente deportiva. Ejercicio Físico es una Actividad Física estructurada y repetitiva cuyo objetivo es mejorar o mantener uno o más componentes del estado físico.

Mientras que la Actividad Física es fuente de salud, el Sedentarismo predispone a la enfermedad. Diversos estudios afirman que la salud se compone de un 30% de actividad física y un 70% de alimentación.

La Estrategia Mundial sobre Régimen Alimentario, Actividad Física y Salud de la OMS (2004) promueve 4 objetivos: a) reducir los factores de riesgo de enfermedades crónicas asociados a las dietas malsanas y a la inactividad física; b) incrementar conocimientos y conciencia de la influencia en la salud de la dieta y la actividad física; c) establecer políticas y planes de acción sostenibles e integrales para mejorar la dieta y aumentar la actividad física contando con la participación de todos los actores; d) fomentar la investigación y recoger las evidencias científicas sobre dieta y actividad física.

Actividad sisica saludSegún la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, casi 2 de cada 3 niñ@s de 6 a 9 años dedican más de 2 horas diarias a la televisión, el ordenador o el teléfono móvil. El abuso de estas actividades solitarias, sedentarias y en interiores, compromete la salud física, emocional y social de nuestr@s niñ@s.

El ocio activo y el juego infantil colectivo y al aire libre han disminuido por un excesivo consumo tecnológico, sedentario e individualista en interiores. Simultáneamente, la Dieta Mediterránea ha sido desplazada por una alimentación industrializada cargada de sustancias químicas. El resultado es un conjunto de epidemias alimentarias como obesidad, diabetes, cáncer, alergias y enfermedades cardiovasculares, óseas y autoinmunes.

Las instituciones públicas, lejos de controlar esta dinámica y prevenir sus daños catastróficos, van a la zaga con medidas paliativas y un enorme gasto sanitario que no garantiza la salud pero genera un inmenso mercado químico-farmacéutico multinacional alimentado con dinero público. Los poderes públicos incumplen el mandato constitucional de “proteger, organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios.. fomentando la educación sanitaria, la educación física y la adecuada utilización del ocio” (Art. 43 de la Constitución Española. La economía de mercado, apoyándose en los políticos de mercado, se impone a costa de la salud pública y la seguridad alimentaria y ambiental.

Necesitamos más educación escolar y familiar en buenos hábitos alimentarios y actividad física colectiva al aire libre que fomente el disfrute, la salud, la cooperación y el afecto entre l@s niñ@s y de est@s con l@s adult@s.

Sedentarismo y Alimentación Malsana es Enfermedad.

Actividad Física y Alimentación Agroecológica es Salud.