Escrito por La Garbancita Ecológica

ejercicioSomos seres y humanos porque estamos en constante movimiento y adaptación al medio para la sobrevivencia y la búsqueda del sustento. Viéndonos en perspectiva evolutiva hasta hace bien poco nos valíamos del movimiento corporal para realizar actividades cotidianas, pero a lo largo del siglo XX, principalmente por la rápida inmersión en nuestras vidas de las llamadas “nuevas tecnologías”, nos hemos transformado en “homo sapiens sedentario”. La tendencia es a no hacer ejercicio físico y a relacionarnos cada vez más con la realidad virtual que con nuestros semejantes.

Las consecuencias en nuestro organismo están ahí. Las enfermedades cardiovasculares, por poner solo un ejemplo, han ido creciendo conforme se ha ido extendiendo el modo de producción y de vida en el capitalismo. En paralelo, se impone el patrón alimentario industrializado, plagado de azúcares y grasas insanas cuyo resultado es la proliferación de personas obesas: según la OMS 1000 millones con sobrepeso y 300 millones con obesidad. La obesidad y el desorden nutricional, metabólico y neuroquímico aumentan en nuestras sociedades. En 20 años se ha duplicado su prevalencia. Nunca hemos presenciado un desarrollo tan rápido y generalizado de una epidemia de enfermedad no infecciosa.

El sedentarismo y la falta del ejercicio físico, cuando nuestro cuerpo está preparado para el constante movimiento y sin él enfermamos, contribuye a deteriorarnos. Es complicado empezar a mover el cuerpo más que la cabeza, pero todo es cuestión de proponérselo y pasar a la acción:

Léelo en VOY A EMPEZAR A HACER EJERCICIO