Escrito por Pilar Galindo

acelgas otraLa Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) recomienda limitar el consumo de acelgas y espinacas en menores de 3 años por su alto nivel de nitratos. Los nitratos se convierten en nitritos por bacterias de saliva, estomago e intestino. Una cantidad alta de nitritos en sangre, al oxidar el hierro, transforma la hemoglobina e impide la oxigenación de las células (cianosis). En bebés menores de 3-4 meses y en adultos con déficit de ácido clorhídrico la conversión de nitratos en nitritos es mayor habiendo más riesgo de cianosis. AESAN recomienda: a) no dar espinacas o acelgas a menores de 1 año y a niños con infecciones bacterianas gastrointestinales y no superar una ración de espinaca o acelga al día entre 1-3 años. Por eso las escuelas infantiles no incluyen estos alimentos en sus menús.

Las fuentes de ingesta de nitratos son diversas: el humo del tabaco, el agua subterránea contaminada con fertilizantes químicos, el aire contaminado por óxidos de nitrógeno y los aditivos alimentarios a base de nitritos (E249, E250) y nitratos (E251 y E252) calificados como cancerígenos pero autorizados en la elaboración de carne procesada y embutidos.

La ingesta de nitratos por las verduras es preocupante. Más aún la ingesta de nitritos y nitratos por conservantes, que no se prohíben ni AESAN advierte de su toxicidad en la alimentación infantil. Los peques comen salchichas, jamón de york, jamón serrano, pavo en conserva, patés, etc.

Según AESAN los nitratos aparecen de “forma natural” en las verduras, pero no dice que las verduras y el agua que bebemos tienen más nitratos que nunca por: a) sustituir la rotación de cultivo y la fertilización orgánica (estiércol o compost de residuos animales y restos de cosecha) por fertilizantes químicos a base de nitrógeno; b) en los invernaderos, la falta de luz natural entorpece la conversión de los nitratos en aminoácidos, clorofila y proteínas para la planta.

La agricultura ecológica al aire libre produce hortalizas con la mitad de nitratos al cultivar en suelos fértiles, usar compost, rotar cultivos y aprovechar la luz para que el nitrógeno del suelo se transforme en sustancias útiles para la planta y no en nitratos.

La Organización Mundial de la Salud fija una Ingesta Diaria Admisible (IDA) de 3,65 mg de nitrato por kg de peso corporal. Una persona de 65 kg podría satisfacer sus necesidades diarias de hierro, calcio, potasio y sodio sin superar la IDA de nitratos con 500 gr de acelga ecológica. Pero necesitaría 550 gr de acelga convencional para los mismos aportes minerales y duplicaría la IDA de nitratos. El problema no son las acelgas sino la agricultura “convencional”. La AESAN debería recomendar el consumo de verduras ecológicas a las Escuelas Infantiles y a las familias en lugar de proteger a la industria química.