Escrito por La Garbancita Ecológica

Ayer lunes estuvimos en la Asociación de Vecinos del Sector 5 con el Campamento de Verano de la Fundación Secretariado Gitano realizando diversas actividades de educación alimentaria y ambiental.

Los niños y niñas diversos de este campamento (gitanos, magrebíes, rumanos…) participaron en el Taller de los Sentidos con la Pirámide de Alimentos, Actividad Física y Afectos, hicieron un Tutti fruti de Relevos, degustaron un desayuno ecológico con frutas y verduras de temporada, pan integral con semillas, galletas de algarroba y cereales con leche.

Posteriormente realizaron un juego para aprender a clasificar la basura doméstica y tuvieron que ir a depositar dicha basura en los contenedores de Covibar porque en Cañada Real sólo recogen la basura sin clasificar y, en algunos sectores, no todos los días. Ese paseo se convirtió en un juego reivindicativo:

Donde están los cubos, matarile rile rile,
Donde están los cubos, matarile rile ron chin pón.

No están en Cañada, matarile rile rile,
no están en Cañada, matarile rile ron chin pón.

Donde iré a buscarlos, matarile rile rile,
donde iré a buscarlos, matarile rile ron chin pón.

En el barrio de al lado, matarile rile rile,
en el barrio de al lado, matarile rile ron chin pón.

La Cañada quiere cubos, matarile rile rile,
La Cañada, matarile rile ron chin pón.

Los niños de Cañada quieren los mismos derechos que los demás niños, en particular, poder separar la basura para que no se la devuelvan en emisiones tóxicas de la incineración de Valdemingómez.