Escrito por Pepa Conde

 

Ingredientes:

  • Calabacín muy tierno
  • Limón o Vinagre
  • Ajo seco
  • Aceite de oliva
  • Mostaza
  • Sal
  • Cebolla rallada
  • Tomate rallado
  • Hierbas aromáticas

Preparación:

Cortamos el calabacín crudo en lonchas alargadas muy finas (utilizamos la cuchilla del queso o el pelador de patatas.)

Preparamos una salsa cuya base es de limón, ajo picado, un poco de mostaza, sal y aceite de oliva. Opcional: un poco de tomate rallado, una poca cebolla rallada y hierbas aromáticas (tomillo, ajedrea, orégano etc.)

En una fuente o un plato grande, vamos alternando primero una capa de calabacín y la salsa por encima, otra de calabacín y salsa, hasta que tengamos más o menos un dedo de grosor.


Dejamos esta maceración en el frigorífico, si se puede es mejor prepararlo de un día para otro y…. listo para comer.

¡Buen provecho, y buenos alimentos!