Escrito por La Garbancita Ecológica

Las bolsas se utilizan para el transporte cotidiano de objetos de todo tipo. Habitualmente son de plástico, cuyo componente principal es el polietileno. Esta sustancia, además de no ser biodegradable, implica la emisión de gases contaminantes. Cada año circulan en el mundo entre quinientos mil millones y un billón de bolsas. El 90 % de ellas termina en los vertederos, las incineradoras y en el mar. En el estado español, utilizamos 238 bolsas por persona y año. De éstas se recicla sólo un 9%.

 

         Como alternativa al plástico se utilizan bolsas de papel. Sin embargo, su proceso de producción y transporte requiere, además de una enorme deforestación, un elevado gasto energético y de productos químicos para la transformación de la celulosa y la pasta de papel. Debemos apostar por la reducción y la reutilización de las bolsas de plástico y de papel. Pero también buscar soluciones más respetuosas con el medio ambiente.

 

Como consumidores responsables, apostamos por las bolsas de tela de algodón. Utilizamos bolsas artesanas producidas en un proyecto de autoempleo. Están realizadas con una materia prima natural, autóctona y con tintas no contaminantes. Los motivos, en diferentes colores, tienen que ver con otros proyectos de consumo responsable, como EducArteSano y los Grupos Autogestionados de Consumo de Madrid (GAKs), ya conocidos por los consumidores/as de la cesta básica. Es lavable y permite múltiples usos. Su tamaño es de 40×47 cm. y su precio es de 6 €.