Escrito por Pilar Galindo. Colectivo Ecofeminita Las Garbancitas

Parimos decidimos discriminacion 01El pasado 31 de octubre de 2014 el gobierno aprobó una Orden ministerial que veta “el derecho a la reproducción asistida en la Sanidad Pública a mujeres solas, lesbianas y quienes no tengan una sexualidad coitocéntrica” al modificar el anexo 3 del Real Decreto 1030/2006 en el que, a las mujeres sometidas a estudio de esterilidad se les exige: “Ausencia de consecución de embarazo tras un mínimo 12 meses de relaciones sexuales con coito vaginal sin empleo de métodos anticonceptivos”.

Esta modificación del Decreto citado que regula los servicios comunes del Sistema Nacional de Salud se presentó como un ahorro en la Sanidad Pública cuando, en realidad supone la privación de un Derecho Fundamental: el acceso a la reproducción asistida en la sanidad pública a aquella mujeres cuyo modelo de familia (parejas lesbianas o mujeres solas que, sin la intervención de pareja masculina, deciden tener un hijo) no coincide con la familia heterosexual tradicional.

Esta norma discrimina de diversas formas a las mujeres: 1) por su orientación sexual ya que contraviene una norma de rango superior, la Ley 14/2006 sobre Técnicas de Reproducción Asistida: “la mujer podrá ser usuaria o receptora de las técnicas reguladas con independencia de su estado civil u orientación sexual”; 2) en el terreno económico, al negar a las mujeres sin pareja heterosexual a un tratamiento cuyo coste está entre 2.000 y 8.000 euros, siendo gratuito en la sanidad pública; 3) por su lugar de residencia. Comunidades Autónomas como Cataluña o País Vasco no aplican esta norma al contravenir una norma de rango superior.

Parimos decidimos discriminacion 02En la Comunidad de Madrid se ha aplicado con retroactividad, lo que es –nuevamente- ilegal. En la Fundación Jiménez Díaz se han suspendido tratamientos a mujeres que lo habían iniciado con anterioridad a la entrada en vigor de la norma. Es el caso de Verónica y Tania que iniciaron tratamiento en abril de 2014 y, en noviembre, se les comunicó verbalmente su exclusión del programa. Tras reclamar por escrito la reanudación del tratamiento, en enero de 2015 recibieron una carta de la dirección del hospital en la que se argumenta que “esta nueva ley afecta entre otros, a los tratamientos de reproducción asistida a mujeres sin pareja masculina.”

Con la asistencia jurídica de Women’s Link Worldwide, Verónica y Tania presentaron demanda contra el Ministerio de Sanidad, la Consejería de Sanidad de la CAM y el Hospital Fundación Jiménez Díaz en un Juzgado de lo Social por “por vulneración de derechos fundamentales a la igualdad, la no discriminación, la dignidad, la vida privada y familiar y la protección de la salud reproductiva”. En el caso de esta pareja de mujeres, el hospital interrumpió el tratamiento provocando estrés postraumático crónico en la paciente y otros daños psicológicos, morales y económicos, según demostraron en el juicio celebrado el 14/9/15 con las pruebas periciales aportadas por la defensa. Las partes demandadas se defendieron trasladándose la responsabilidad de unos a otros, alegando que no había causa porque se había reanudado el tratamiento en mayo, que siempre presenta estrés en estos tratamientos de fertilidad, que no era el juzgado apropiado –a pesar de que es competente en vulneración de derechos en prestaciones sociales- o, en palabras del fiscal que: “eso de la discriminación de género está trasnochado”. “A pesar de la reanudación del tratamiento, tanto Verónica como Tania quieren continuar la batalla judicial, no solamente porque ellas quieren ser madres sino también para que ninguna otra mujer que opta por la maternidad sea discriminada por el sistema público de salud debido a su modelo de familia” (Carmen Miguel, Directora Legal Regional de Women’s Link y abogada de las demandantes). El juicio quedó visto para sentencia.

Acudimos en apoyo de estas compañeras la Federación de Gays y Lesbianas (FELGTB), el Colectivo feminista autónomo Las Tejedoras, Católicas por el Derecho a Decidir, el Colectivo Ecofeminista Las Garbancitas y otras organizaciones, además de feministas a título individual.

Fuentes:

“No al control de nuestros cuerpos, nuestra sexualidad y nuestras vidas”. Comunicado de 15-4-2015, Colectivo Feminista Las Tejedoras.

Women’s Link Worldwide. Comunicado de prensa, 14/9/15.